Whatsapp
El Toreo se vistió de azul

La noche se vistió de azul en la Plaza Arroyo para la noble causa de ayudar a los niños autistas, en medio de la gran campaña de concientización y recaudación de fondos de la Fundación Iluminemos de Azul. La Fiesta Brava siempre ha sido un ámbito en el que se apoya a los más necesitados.

Sergio Flores cortó las dos orejas a un ejemplar de Jaral de Peñas que tuvo un interesante comportamiento, pues resultó encastado y tenía transmisión. Sergio se dio gusto toreando bien y bonito.

Diego Silveti se las entendió ante un noble novillo de Marrón que acudía con calidad a las telas, de tal suerte que el torero de dinastía se notó sobrio y reposado, toreando con buen gusto en pasajes donde brotó la chispa del arte. Un pinchazo antecedió a una buena estocada y finalmente paseó una oreja.

Santiago Pérez Salazar dejó un grato sabor de boca por la faena realizada ante un eral de su dehesa, Arroyo Zarco, el cual tenía mucha clase aunque escasa fuerza e incluso parecía estar lastimado. Trasteo que le redituó en una oreja.

Alfonso Ramírez "El Calesa" dibujó destellos del arte que atesora, como un par de señoriales verónicas y algunos trazos por derecha ante un novillo de La Antigüa que tuvo poca duración y ya no pudimos ver la faena completa que se mascaba en el ambiente.

El aficionado práctico Pedro Pinsón abrió el festejo y no tuvo suerte delante de un eral de Bernaldo de Quirós.